Ganadores de la Gaviota de Plata en Viña del Mar

Ganadores de la gaviota de plata

El festival de Viña, es un certamen musical organizado por el municipio de Viña del Mar, Región de Valparaíso, Chile. Se lleva a cabo cada año durante la última semana del mes de febrero en el Anfiteatro de la Quinta Vergara desde el 21 de febrero de 1960. También, el festival de música más grande, importante y reconocido en el continente americano. Los juglares son uno de los pocos colombianos ganadores de la  Gaviota de plata.

El evento toma lugar en un escenario que cuenta con una capacidad para 15 000 espectadores y se transmite en vivo por radio y por televisión, logra récords de sintonía y mueve millones de dólares en concepto de auspicios, programas de televisión publicidad y turismo asociados.

Aunque las competiciones de música popular y folclórica fueron el origen del certamen, desde hace años se han relegado a un segundo plano y se ha dado preferencia a los artistas invitados, quienes son el plato fuerte verdadero del certamen.

Mudanza de Piel, Mejor interpretación en el festival de la canción

Juglares fue uno de los artistas en el festival de viña que rompió los esquemas y fue pionero en la representación de la música andina colombiana en el festival mas grande de latinoamerica. Fue en la versión 53 junto a la cantante caleña Anabella, que vieron por primera vez una gaviota de plata en el suroccidente colombiano.

ganadores de la Gaviota de plata 2012

La obra fue compuesta por Andrea Botero, también caleña, y los arreglos musicales estuvieron a cargo de Andrés Rodríguez. Es una canción inspirada en una historia personal de Anabella

Aquí puedes ver el video de los ganadores de la gaviota de plata en el festival de viña del mar y lo que sucedió en la quinta Vergara en la Región de Valparaíso, Chile del 22 al 27 de febrero de 2012

Mudanza de Piel (Letra)

Andréa Botero – Andrés Rodríguez


Hora de partir, se abre un nuevo cielo para mí.

Mudanza de piel, de acertijos sueltos en mi ser.

Aprendí a inventarme para tí,

aprendí a encajar en tu verdad, y de tanto tanto que te di,

sin alma me fui quedando.

Aprendí una vez a renunciar,

por quererte tanto y mucho más,

y de tanto tanto que te amé

hoy, yo me voy llorando.

Llorando de amarte tanto,

llorando voy tras mi sueño,

sufriendo todo este daño que te ha causado alzar mi vuelo.

Perdona mis juramentos, perdona mis desaciertos,

perdoname si te digo que solo abrigo buenos momentos.

Hora de vivir, se abre un mismo cielo para dos,

mudanza de piel, de acertijos que resolveré.

Aprendí que un mundo para dos,

no exige renuncias ni dolor, aprendí a creer que en el amor

hay rutas a un mismo cielo.

Aprendí que hay luz del más allá,

que ilumina aún en tempestad

y hoy apuesto todo lo que soy,

todo lo que fui… Cantando.

Cantando de amarte tanto, cantando por lo que quiero,

cantando desde el sendero que no soñaba que fuera un cielo.

Un cielo sin juramentos, un cielo que no es incierto.

Porque en cada pedacito que te he besado nace otro beso.

Hora de decír, gracias por tus besos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *